SAVOCA

SAVOCA

LLEGADA A SANTIAGO DE COMPOSTELA

LLEGADA A SANTIAGO DE COMPOSTELA

BELLA VENECIA

BELLA VENECIA

CUZCO

CUZCO

miércoles, 3 de junio de 2020

IGLESIA DE SANTA MARTINA EN ROMA

Santa Martina, martirizada en el año 228, durante el mandato del emperador Alejandro Severo. Se cree que la construcción de este templo en el siglo VII al papa Honorio I, a quien igualmente se le atribuye la fundación de la iglesia vecina de San Adrián, en la nave de la Curia romana. Destruida, fue restaurada y nuevamente consagrada en 1256, durante el papado de Alejandro IV, como recuerda la inscripción mural de la capilla de la derecha, la iglesia está presente en el Catálogo de Cencio Camerario, aunque Martina no esté citada entre los santos de los cuales se conservarían las reliquias.2​ Se trataría en aquel entonces de una simple estructura rectangular rodeada por los tres lados de otras construcciones. La dedicación de la iglesia al apóstol San Lucas se produjo después. En el siglo XVI, Sixto V buscó espacio en la plaza de Santa María la Mayor e hizo demoler la iglesia de San Lucas de los Pintores (San Luca dei Pittori). Aquella iglesia estaba dedicada a la Accademia di San Luca, que se había fundado en 1577.3​ Como constituían una corporación importante, convenía compensarlos. De ahí que en el año 1588, una bula del papa Sixto V les adjudicase el patronazgo de la iglesia de santa Martina en el foro, junto al arco de Septimio Severo; es en ese momento cuando san Lucas fue añadido a la titularidad de la iglesia.







LA IGLESIA DE SAN ANTONIO DE LOS ALEMANES

La iglesia de San Antonio de los Alemanes, fundada como iglesia de San Antonio de los Portugueses, es una iglesia situada en el distrito Centro de Madrid (España), en la conjunción de la calle de la Puebla con la corredera Baja de San Pablo. Ejemplo claro del barroco madrileño, se emplearon en su construcción materiales de bajo coste como el ladrillo y el yeso, con una fachada sobria y chapitel. La principal novedad de esta iglesia es su planta elíptica, una de las pocas que hay en España, así como el hecho de que está enteramente pintada al fresco, tanto la cúpula como las paredes. Su fachada principal, coronada por una estatua del titular, es de un sobrio estilo post-herreriano. Todos los domingos y fiestas de precepto hay una misa enteramente en alemán y otra enteramente en portugués.













PARROQUIA NUESTRA SEÑORA DEL CARMEN Y SAN LUIS

La iglesia es el único resto que pervive del antiguo convento del Carmen Calzado, de religiosos carmelitas. Originariamente, estaba dedicado a San Dámaso, pero fue conocido siempre por el nombre de la orden que lo ocupaba. Según Ramón Mesonero Romanos «en 1575 se fundó este convento, contribuyendo a ello la villa de Madrid, en el mismo sitio que ocupaba la casa de mujeres públicas. El templo es de los más grandes y de mejor arquitectura que tiene Madrid, con muy buenas capillas y efigies.»1​ El convento fue desamortizado en 1836, y los monjes fueron exclaustrados; no obstante, se conservó la iglesia, convertida en 1910 en parroquia agregada a la vecina de san Luis Obispo de la calle de la Montera, aunque modificados algunos de sus elementos. Más tarde el Carmen pasó a ser parroquia independiente.a​ Durante la Batalla de Madrid el templo fue profanado, se violaron las sepulturas y se destruyeron las imágenes con excepción de la Virgen titular que se hallaba a gran altura.2​ Edificio y patrimonio mueble[editar] La iglesia es un edificio amplio, de una sola nave con gran crucero, cúpula ciega y capillas hornacinas en el cuerpo de naves. Fue construido en el siglo xvii según trazas del arquitecto Miguel de Soria,3​ auxiliado por el escultor Mateo de Cortray, que realizó la portada que da a la calle del Carmen. La arquitectura trasluce la filiación post-escurialense del autor, poco conocido por otra parte, en su general simplicidad y austeridad de líneas. Destacan en el interior, los balcones de hierro forjado que se abren a la nave y los ingresos en arco de medio punto a las capillas laterales, cerrados con rejería. En cuanto a mobiliario, la iglesia albergó un rico patrimonio artístico, diezmado con el paso del tiempo. El presbiterio está presidido por un gran retablo de líneas clasicistas, que sustituye al que en su día trazó Sebastián de Benavente para dicho espacio. En el ático, una Trinidad, obra del pintor Antonio de Pereda, autor de otros dos cuadros situados en el crucero, representando respectivamente el Castigo de san Eliseo y la Destrucción de los falsos profetas por san Elías.4​ Se conserva asimismo la mazonería de varios retablos barrocos debidos a Sebastián de Benavente, y una talla del Cristo Yacente, obra de Juan Sánchez Barba. Una de las imágenes más veneradas del templo es la de Nuestra Señora del Carmen, obra del escultor malagueño Francisco Palma Burgos, sacada en procesión cada 16 de julio. En el exterior del templo puede destacarse la portada que da al lateral de la nave, de un severo clasicismo, formada por un arco de medio punto flanqueado por columnas corintias, a modo de arco de triunfo, con una hornacina con frontón triangular y remates de bolas y pirámides, de claro influjo escurialense. Es valiosa asimismo la portada de los pies del templo, por ser el único resto conservado de la antigua iglesia de san Luis Obispo, trasladada aquí en 1950; obra barroca formada por un vano recto decorado con molduras quebradas y tarjetones y dos columnas laterales levantadas sobre altos plintos con fuste facetado, rematando el conjunto una cornisa con ménsulas, un muy saliente frontón partido y una hornacina con la estatua de san Luis. Corona el conjunto un óculo de formas mixtilíneas. Los elementos arquitectónicos de la fachada, fechada en la piedra en 1716, fueron obra de Francisco Ruiz, quien dirigió su construcción a principios del siglo xviii, correspondiendo a Pablo González Velázquez la ejecución de la escultura. Desde febrero de 2010 tiene su sede canónica en esta iglesia la Hermandad de Los Gitanos.
















REAL IGLESIA DE SAN ANDRES

Levantaba la principal mezquita del Madrid islámico. No se sabe la fecha exacta de su construcción, pero gracias algunos documentos podemos asegurar que la iglesia ya existía en el siglo XII. San Isidro Labrador fue enterrado en el cementerio de esta iglesia hacia el año 1172 y posteriormente, en el año 1212, se trasladó al interior de la iglesia. Se trata de uno de los templos más antiguos de la capital. La iglesia cobró importancia hacia el siglo XV cuando los Reyes Católicos la eligieron como capilla Real, e incluso se construyó un pasadizo que conectaba la iglesia con la residencia de los monarcas. En el siglo XVI se le adosó la Capilla del Obispo, que con el tiempo término siendo un templo independiente. A esta capilla se trasladó en 1535 el cuerpo del santo, lo que dió lugar a disputas entre ambas capellanías, hasta que veinticuatro años después el cuerpo retornó a su emplazamiento original. El aspecto que tiene la iglesia en la actualidad tiene poco que ver con los planos originales. Su estilo original era mudéjar. La Capilla de San Isidro Después de que San Isidro fuera declarado Santo en el año 1622, se construyó una capilla en la Plaza de San Andrés, junto a la iglesia del mismo nombre. Las obras se iniciaron a mediados del siglo XVII, concluyendo en 1669. Saqueada y parcialmente destruida durante la Guerra Civil Española, fue restaurada posteriormente con algunas modificaciones respecto al edificio original, la parroquia se reconstruyó sobre el espacio de la antecapilla de San Isidro, mientras que sobre lo que había sido la iglesia del siglo XVII, se construyó la nueva casa rectoral. Las obras concluyeron parcialmente en 1966. Se reconstruyó su interior entre los años 1986-1990 por los arquitectos J. Vellés, M. Casariego y F. Posada y en año 1991 se realizaron las últimas reformas. En 1925 fue declarada monumento nacional.












IGLESIA DE SAN MANUEL Y SAN BENITO

La iglesia de San Manuel y San Benito, de Madrid (España), está situada en la calle de Alcalá, 83, en frente del Parque del Retiro y fue construida entre 1902 y 1910. La obra del arquitecto Fernando Arbós y Tremanti se destinó como residencia e iglesia para los Padres Agustinos. Los mecenas de esta iniciativa fueron el empresario catalán Manuel Caviggioli y su esposa Benita Maurici, que donaron el terreno para este fin y de los que la iglesia toma su advocación. Es uno de los mejores ejemplos de la arquitectura neobizantina madrileña, junto con el Panteón de Hombres Ilustres, también obra de Arbós. La iglesia de San Manuel y San Benito tiene una planta centralizada de cruz griega, con una gran cúpula sobre pechinas donde se representan simbólicamente los cuatro evangelistas. En su interior destaca una capilla lateral “de la Epístola”, con un altar de mármol blanco en el centro y los dos sepulcros del matrimonio catalán en los lados. De su fachada, destaca la torre, erigida al modo de los campaniles italianos. La restauración en el último tercio del siglo XX, de la Iglesia de San Manuel y San Benito, corrió a cargo del arquitecto José Antonio Arenillas. El conjunto del edificio incluye las escuelas de la Fundación Caviggioli, con entrada por la calle de Columela.













LA RIOJA

LA RIOJA